11 consejos para preparar la configuración del yoyo con su hijo

Según las estadísticas, un niño de 15 años tiene el don del yo-yo. Si bien esta operación es una de las más comunes en pediatría, naturalmente afecta tanto a los niños como a sus padres. Y este miedo no debe rechazarse con el dorso de la mano.

Si su hijo está a punto de someterse a una cirugía, puede ayudarlo a superar sus miedos preparándose para el procedimiento con él. Con tus palabras tranquilizadoras, tu aliento, tus explicaciones y la escucha que muestras, ayudarás a calmarlo para que enfrente este calvario con la mayor tranquilidad posible.

Posicionamiento de Yoyos: ¿para que sirve?

Los yoyos, también llamados diabolos o aireadores transtimpánicos, son pequeños tubos huecos a través de la membrana timpánica. Ayudan a ventilar el tímpano para prevenir la recurrencia de infecciones de oído.

Antes de la operación, su hijo aún deberá reunirse con el anestesista y hacerle un análisis de sangre. Realizada bajo anestesia general, la operación es corta. En teoría, su hijo debería volver a su lado una hora después de salir del quirófano. Después de un tiempo de observación, podrá salir del hospital esa misma noche.

Un mes después de la operación, una consulta con el otorrinolaringólogo permitirá verificar la mejora de la audición del niño, gracias a una audiometría (prueba de audición con auricular colocado en los oídos). Por lo general, se ofrece otra consulta a los 6 meses y luego al año. Por lo general, los yoyos se caen por sí solos después de 6 a 12 meses. Pero el ENT también puede eliminarlos manualmente.

Mientras su hijo use un yo-yo, generalmente no se recomienda nadar. En el mejor de los casos, su hijo puede nadar en la superficie sin meter la cabeza bajo el agua. Para nadar y ducharse, debe usar tapones para los oídos hechos a medida, posiblemente forrados con una diadema. Si bien estas recomendaciones son casi unánimes en Francia, son criticadas en otros países.

Instalación de ventiladores transtimpánicos: ¿cómo apoyar a su hijo?

Unos sencillos consejos le ayudarán a prepararse para la instalación de ventiladores transtimpánicos con su hijo. Aquí ya son 11. No dudes en compartir el tuyo en los comentarios.

1 | Obtenga información precisa por adelantado

Tómese el tiempo para aprender sobre la instalación de yoyos. Cuanto más informado esté, menos preocupado estará y más podrá tranquilizar a su hijo.

2 | Anticípese a las reacciones de su hijo

Conoce a su hijo mejor que nadie. Estos defectos, estas dudas, estos miedos casi no tienen secretos para ti. ¿Cómo reaccionará cuando tenga que desvestirse para ponerse una blusa? ¿Cuál será su actitud cuando tenga que separarse de ti? ¿Qué podría hacerle feliz cuando se despierte, para hacerle olvidar un posible pequeño dolor? Anticipando sus posibles reacciones, se pueden preparar las respuestas adecuadas, siempre con el fin de tranquilizarlo.

3 | Comparta información importante con el personal del hospital

El personal del hospital suele prestar especial atención a los niños. Sin abusar de la disponibilidad y escucha mostrada por los profesionales que te siguen, no dudes en pasarles toda la información importante que les permitirá apoyar mejor a tu hijo cuando esté solo en el quirófano (la manta de seguridad, la ansiedad por separación. ..).

4 | Sea tranquilo y valiente

Lo repito bastante en este blog: los niños son esponjas. Puede confiar en ellos para detectar la más mínima ansiedad que está tratando de ocultar dolorosamente detrás de su sonrisa de fachada. En definitiva, si tu preocupación es natural, ponla en el vestuario. ¡Hoy eres el entrenador y tu hijo es tu potrillo!

5 | hacer preguntas

De médico a cirujano, incluidos anestesistas y enfermeras, conocerá a muchos profesionales antes de que su hijo se someta al procedimiento de instalación del yoyo. Aprovecha para hacer cualquier pregunta que te venga a la mente:

  • ¿Cómo se llevará a cabo la intervención?
  • ¿Cuáles son las diferentes secuencias (preparación, operación, observación)?
  • ¿Cuánto tiempo dura la operación?
  • ¿Cuándo debo separarme de mi hijo?
  • ¿Dónde puedo esperar durante la operación?
  • ¿Quién me notificará el final del procedimiento?
  • ¿Dónde se instalará a mi hijo después de la operación?
  • ¿Padecerá algún dolor?
  • ¿Cuándo puede irse a casa?
  • ¿Cuáles son las instrucciones a seguir después de la operación?

Las respuestas de sus interlocutores quizás sean técnicas. Si no las comprende, pida una aclaración sin miedo.

6 | Lea libros con su hijo

Los libros son una forma privilegiada de abrir un diálogo con un niño. Algunos títulos le permitirán comprender mejor el universo del hospital y comprender el avance de la instalación de los yoyos. Entre los libros infantiles sobre el tema, recomiendo en particular:

7 | Explique la operación de colocación del yoyo a su hijo.

No dudes en contarle a tu hijo el procedimiento al que está a punto de someterse, sin ocultar la verdad, sin mentir ni prometer cosas que no sucederán (que no sentirá ningún dolor después de la operación, por ejemplo). Hágase popular utilizando términos que comprenda y adapte su discurso a su edad. También asegúrese de que su hijo comprenda el valor de esta cirugía.

8 | Particular con él la marcha del día de la intervención

Preséntelo al organizador del día y no dude en volver a esta pregunta si es necesario. Para dominar su miedo, su hijo necesita construir puntos de referencia tranquilizadores. Entonces, si no puede ocultarle que irá solo al quirófano, puede tranquilizarlo recordándole que estará a su lado cuando regrese, por ejemplo.

9 | Visita el hospital

De acuerdo, el hospital local no es tradicionalmente parte de sus salidas familiares de fin de semana. Sin embargo, invitar a su hijo a familiarizarse con el lugar durante una consulta lo ayudará a canalizar sus miedos. Por ejemplo, pida echar un vistazo a una habitación si es posible, por ejemplo.

10 | Jugar en el hospital

A través del juego, los niños acumulan una gran cantidad de conocimientos. Al invitar a tu hijo a jugar en el hospital con uno de sus muñecos, le permitirás repetir las situaciones por las que tendrá que pasar y ayudarlo a verse a sí mismo.

11 | Deja que se exprese

Anime a su hijo a expresar sus miedos, hacer preguntas y hablar sobre sus sentimientos. Al dar crédito a sus palabras y darles respuestas, los ayudará a interpretar la situación correctamente sin exagerar y sin dejar de lado sus ansiedades.

Y ella ? ¿Sus hijos se han sometido a una cirugía de yoyo? ¿Cómo los apoyaste? ¿Cuales son tus consejos?

Derechos de autor de la foto: bebe en el hospital

Deja una respuesta